La Iglesia de Adventista del Séptimo Día, invita a cada persona y a cada país para que cooperen en la lucha contra las drogas que dañan la estructura social de los países, y con carácter individual destruyen la vida de muchas personas.

Los Adventistas del Séptimo Día creen que la Biblia enseña que el cuerpo humano es un “templo del Dios” el cual debe cuidarse de forma inteligente (2 Cor. 6:15-17).

La creencia fundamental de los adventistas basada en los principios bíblicos establece que junto al ejercicio físico adecuado y al reposo físico, se debe adoptar la dieta más saludable. Por lo tanto, las bebidas alcohólicas, el tabaco y el uso irresponsable de drogas y narcóticos son dañinos para la salud humana, por lo tanto debemos abstenernos de ellas.

Por otra parte, debemos comprometernos con todo aquello que genere pensamientos y hábitos saludables con el fin de agradar a Dios y ser más útiles a nuestros semejantes.

Para tener una vida plena, los Adventistas del Séptimo Día animan a todos a seguir un estilo de vida saludable que evite el consumo de tabaco, bebidas alcohólicas, y el uso inadecuado de drogas.