Diezmos y Ofrendas

Dios nos ha confiado tiempo y capacidades, posesiones y recursos. Somos responsables ante él por su empleo adecuado. Reconocemos que Dios es dueño de todo mediante nuestro generoso servicio a él y a nuestros semejantes, y mediante la devolución de los diezmos y las ofrendas para la proclamación del evangelio, y para el sostén y desarrollo de su iglesia.

Este es un privilegio que Dios nos ha concedido para que crezcamos en amor (Génesis 1:26-28; 2:15; 1 Crónicas 29:14; Hageo 1:3-11; Malaquías 3:8-12; 1 Corintios 9:9-14; Mateo 23:23; 2 Corintios 8:1-15; Romanos 15:26-27).

Maneras de Dar

Encuentra la cuenta bancaria de tu iglesia local para devolver tus diezmos y enviar ofrendas o donativos.

Si lo prefieres, puedes entregar tus diezmos, ofrendas o donativos mediante esta plataforma segura.

0,00 €

Si lo prefieres, mantente fiel en tu compromiso con Dios y guarda tus diezmos y ofrendas hasta que puedas entregarlos a la tesorería de tu iglesia. ¿Conoces la espectacular historia de fidelidad de Meropi Gjika? Léela e inspírate aquí.

La devolución del diezmo proporciona los recursos para la proclamación del Evangelio. Dicha proclamación se concreta en:

  • Actividades evangelísticas, sosteniendo misioneros y evangelistas.
  • Actividades pastorales, manteniendo a pastores y colportores de avanzada.
  • Actividades formativas, sustentando los profesores de los Seminarios de Teología y los profesores de Biblia de colegios y universidades.

Con las ofrendas se impulsa el desarrollo en la Iglesia local y en todo el mundo.

  • Iglesia local: sostenimiento de ministerios, programas y actividades de la Iglesia (60% + 5%).
  • Desarrollo campo nacional: ayuda en el funcionamiento de templos, colegios e instituciones; así como para la ejecución de programas y actividades de la UAE (Evangelización, Jóvenes, Colportaje, etcétera) (13%).
  • Ofrenda mundial: sostenimiento de la obra misionera en todo el mundo (3% EUD + 19% GC).