Secretario

Para todo lector que en su búsqueda llegue hasta esta página, va mi saludo más cordial y los mejores deseos de paz , bienestar material y espiritual para su vida. Ante la responsabilidad que la Asamblea Nacional y el Consejo Directivo de la Unión Adventista Española han depositado en mis hombros; la confianza en las promesas; “Al que Dios llama capacita” y según el libro del profeta Isaías 40:29-31, “El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ninguna. Los mancebos flaquean y caen. Mas los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas como águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”. Me fortalecen y animan. También me pregunto como Pablo; “Y para estas cosas ¿quien es suficiente?” y la respuesta la da el mismo autor por inspiración divina un poco mas adelante: “No que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino nuestra competencia proviene de Dios” (2ª Cor. 2: 16). Junto a mis colegas, el presidente y el tesorero y con un magnífico grupo de departamentales confiamos que podamos ir adelante con la ayuda del Señor y estar al servicio de Dios y de su iglesia. Creo que el ejemplo de Jesús fue claro: “No vino para ser servido sino para servir”. Informes, certificados, acuerdos, votos, verificaciones, recomendaciones, modelos, planillas, Estatutos, reglamentos, correspondencia, archivos, documentos, problemas laborales, traslados, estadísticas, programas, consejos o juntas administrativas, sermones, seminarios, etc, etc, etc, son algunas de las actividades que nos ocuparán en estos cinco años. Pero trataremos de no olvidarnos de lo más importante, de la razón de nuestro ser, tener la misión de prepararnos y ayudar a otros a prepararse para el Reino de los Cielos. Qué más importantes que las cosas, incluyendo el dinero, son las personas, las almas que en algunos casos están hambrientas de amistad, cariño, que se les escuche, que se les anime. Espero que todos podamos ser fieles en lo poco, para que podamos escuchar en su momento la hermosa frase, “bien buen siervo y fiel sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré, entra en el gozo de tu Señor”. L. ALBERTO FERNÁNDEZ