Publicaciones

La obra de publicaciones, desarrollada por Jaime White antes de que la iglesia tuviera nombre y se organizara, fue destinada por Dios para representar un importante papel en la tarea de proclamar al mundo el evangelio eterno y preparar un pueblo para la segunda venida de Jesús. El departamento Ministerio de las Publicaciones está comprometido y dedicado a realizar esta tarea encomendada por Dios.

El propósito del Departamento del Ministerio de las Publicaciones es dar dirección a las estrategias de distribución de nuestras publicaciones misioneras y de salud así como a los colportores de la Unión Adventista Española. El departamento sirve como un centro de ideas y recursos humanos para el desarrollo, producción y distribución de publicaciones en todo el territorio nacional.

El departamento de publicaciones es responsable de desarrollar, orientar, mantener y dirigir un programa de colportaje evangélico dentro de todo el territorio de la UAE. Reconociendo el extraordinario potencial de este ministerio, lidera el programa de colportaje en todas las iglesias como parte del programa de evangelismo global.

“Que todo creyente esparza volantes, folletos y libros que contengan el mensaje para este tiempo. Necesitamos colportores que salgan a hacer circular nuestras publicaciones por doquiera.

En esta etapa final de la tarea de predicar el evangelio hay un vasto campo que ocupar y, más que nunca antes, la obra debe alistar a ayudantes de entre el común del pueblo… Cristo los capacitará con el fin de que puedan trabajar para él… Nunca hubo un tiempo en que se necesiten más obreros que ahora.” (El Colportor Evangélico pp. 22, 23)

“Este es un ramo de servicio en el que cada miembro de iglesia puede tener una parte”  E.G. White El Ministerio de Publicaciones, p. 411

“Los colportores han de salir a hacer su obra en las diversas partes del país. La importancia de esta obra se equipara plenamente a la del ministerio. El predicador vivo y el mensajero silencioso se necesitan por igual para la realización de la gran tarea que afrontamos”  E.G. White El Colportor Evangélico, p. 170

JOSÉ MANUEL MARTÍNEZ OLIVARES